Cosas que me chupan la energía

¿Estás sin energía?

energíaEs normal tener días buenos y no tan buenos, y que  haya una fluctuación en nuestra energía y estado emocional. Sin embargo a veces caemos en bajones de energía muy grandes: en ocasiones puede que haya situaciones externas que los provoquen, pero con mucha frecuencia nuestras propias actitudes, malos hábitos, y pensamientos, nos hacen "caer más profundo" y durante más tiempo.. curiosamente la mayor parte de las veces no nos damos cuenta hasta que estamos ya muy agotados. Pero lo bueno es que si detectamos a estos "ladrones de energía" podemos ponerles freno, equilibrar la balanza y recuperar nuestra luz nuevamente. 

 

Los "Chupaenergía":

  • Preocuparme en lugar de ocuparme:  

pensamiento irracionalDarle vueltas a las cosas consume una gran cantidad de energía. Pero ojo, preocuparse no es malo..  el problema llega cuando dedicamos demasiado tiempo a ello. ¿Os acordáis del cuento del vaso de agua? se trata de ir soltando el vaso. (Si no lo habéis leído os invito a leerlo AQUI ) La preocupación ha de prepararnos para la acción, la propia palabra lo dice "pre-ocuparse", sirve para tener en cuenta posibles consecuencias, valorar pros y contras, ser precavido. Pero si le damos muchas vueltas a una cosa acabamos por llegar a la "parálisis del análisis" .. le damos tantas vueltas que acabamos embrollados, sin energía y atascados. 

Por otro lado, a veces hay preocupaciones que son completamente irracionales o inútiles: bien porque anticipamos cosas que no podemos saber, bien porque son cosas que ya no tienen solución y a las que no es útil seguir dándole vueltas, hemos de aceptarlo y pasar a otra cosa, o porque son pensamientos completamente irracionales. El racionalizar los pensamientos negativos puede ayudar. Podemos aplicar técnicas de parada de pensamiento para domesticar a las preocupaciones intrusivas o irracionales, AQUI podéis leer un artículo al respecto.

Recuerda: Que preocuparte no te impida ocuparte. La preocupación es una buena consejera en su justa medida. Recuerda el dicho "Si algo tiene solución para que preocuparse, (céntrate en solucionarlo) y si no tiene solución para qué preocuparse (acéptalo y sigue adelante)".

  • Hacer varias cosas a la vez:

A veces nos ponemos con varias cosas a la vez: escribir un correo, rellenar datos en un excel, contestar un mensaje en el teléfono.. nos acordamos de otra cosa y la sumamos a la lista.. hablamos con nuestro padre mientras contestamos un whatssap y además preparamos la cena, vemos la televisión y las actualizaciones de facebook.. la multitarea implica que nuestra atención esté constantemente saltando de una cosa a otra sin poder concentrarse profundamente en nada.  Imagina un ordenador con 3 o 4 programas ejecutándose a la vez y muchas ventanas abiertas: acabará por saturarse la RAM y su funcionamiento será más lento, le costará ejecutar los programas abiertos y probablemente se "colgará". Pues a nuestro cerebro le pasa lo mismo: es mejor hacer una cosa a la vez y concentrarnos en ella, evitando tener muchos frentes abiertos. Nuestra atención y desempeño serán más eficientes y optimizaremos nuestros recursos y energía.

Recuerda: procurar hacer una cosa a la vez concentrándote en lo que estás haciendo y no saltar de una cosa a otra. Focaliza tu atención en una cosa a la vez.

  • Los distractores: 

Relacionado con lo anterior, muchas veces son distractores los que atraen nuestra atención, desviándola constantemente. Emails, el móvil, redes sociales.. etc. Vivimos en una constante sobre-estimulación. Controla tus distractores: Apaga el móvil o ponlo en silencio, consulta el mail a horas establecidas, no atiendas llamadas en medio de una tarea.. pon límite a los distractores antes de que ellos se coman todo tu tiempo. Hay incluso aplicaciones que pueden ayudarte a no caer en la tentación y bloquear los distractores que tienen que ver con la red (redes sociales, páginas de internet, etc) como "BreakFree", "Flipd"o "Self Control".

Recuerda: detecta los distractores y ponles freno.

  • No acabar lo que empezamos:

Además de la multitarea, a veces puede pasar que empezamos una cosa, luego nos ponemos con otra, luego otras tres ... y no cerramos temas. Intenta empezar y acabar una cosa antes de pasar a la siguiente. Tener muchos frentes abiertos es contraproducente.

Recuerda: empezar y acabar.

  • El desorden:

La desorganización nos roba mucha energía, e incluso es uno de los motivos que nos impiden avanzar y acabar lo que empezamos. Es importante el orden: tanto en los espacios físicos (tu casa, tus cosas, tu entorno de trabajo) como en tu agenda y en tus hábitos (sueño, alimentación, ocio..etc).

Busca un método para organizarte, ponte objetivos semanales, utiliza agenda y toma siempre nota de las cosas. Si lo tenemos todo solamente en nuestra memoria la estamos sobrecargando sin necesidad. Crea el hábito de ser organizado.  Hay métodos como el GTD que pueden ayudarte, o también herramientas como Evernote, Trello o Google Calendar.

Recuerda: Mantener el orden y la organización en tu entorno y actividades diarias.

  • Autopresión y meterme prisa:

autoexigencia¡A veces tenemos tantas cosas que hacer! Que estamos todo el día diciéndonos a nosotros mismos "Tengo que hacer..", "Tengo que ir..".. No hay hábito más "chupaenergía" que estar repitiéndonos "tengo que.." todo el día. ¿Recuerdas el artículo sobre la autoexigencia? Sustituye el "Tengo" por "Me gustaría" .. "Intentaré hacer esto a tal hora" ... "Voy a..".. u otras opciones que se te ocurran.

Otro mal hábito relacionado con esto último es empezar el día ya acelerados, metiéndonos prisa y presión con un recordatorio constante de tooodo lo que hay que hacer. Es una buena manera de desmotivarnos y empezar ya cansados y agobiados el día. Para. Disfruta del camino. Ve con calma, serás incluso más eficiente de este modo.

Recuerda: "Quiero" o "Me gustaría" en lugar de "Tengo que..", vigila a tu líder interior y cómo te hablas, ve con calma y disfrutando del camino. 

  • Quedarme en la queja y en la frustración:

La frustración, que haya cosas que salgan mal, o que pasen cosas malas, es inevitable. Es normal que en determinadas situaciones nos sintamos frustrados, sintamos rabia o enfado, y nos quejemos de lo que nos pasa. Pero tal como comentamos con las preocupaciones, el problema surge cuando nos quedamos encallados en la queja y en la frustración. Hemos de llegar a una conclusión, aceptar la situación y seguir adelante.. quejarnos continuamente aumenta nuestro malestar, nos hace sufrir, y consume una gran cantidad de energía emocional. Recuerda el cuento del Anillo del Rey "ésto también pasará".

Recuerda: Después de la queja y la frustración viene la aceptación, no te quedes encallado y alimentando la queja.

  • No darme cuenta de cuándo tirar la toalla:

poner límitesEn algunas ocasiones lo que nos desgasta es que estamos librando una lucha inútil, desgastándonos en algo que no podemos cambiar, o seguimos intentando que algo funcione dándole al botón que no es, o cuando ya está roto. Es importante no darnos contra un muro una y otra vez y darnos cuenta cuándo llega el momento de tirar la toalla, cambiar de camino, o aceptar nuestros límites. Puede que sea porque lo que estás intentando no funciona: entonces no sigas por ahí, prueba otra cosa, puede que no sea el momento o no tengas las capacidades para afrontar algo: acepta que no estás preparado o no llegas y ve por otro lado... o también puede que no dependa de ti: si estás llamando a una puerta durante mucho tiempo y no se abre deberás buscar otros caminos en lugar de quedarte ahí atascado.

Recuerda: Perseverar es bueno, pero si te topas con una piedra en tu camino que no puedes mover, deberás probar otras cosas y no seguir empujando.

 

Espero que esta pequeña compilación de "Chupaenergías" os pueda resultar útil para detectar qué cosas os están desgastando más de lo conveniente y tomar medidas al respecto. Seguramente hay muchas cosas más, simplemente he señalado alguna de las más usuales  que tienen que ver con nosotros mismos y en las que todos alguna vez solemos caer. 

También hay relaciones  y personas que nos consumen energía ... pero eso ya es otro tema 😉

 


 

De tan buena parezco tonta

Pues si, he escuchado esta frase alguna vez: "Paola, de tan buena a veces pareces tonta."

¿Os ha pasado alguna vez? ¿os lo han dicho, o conocéis a alguien que "de tan bueno parezca tonto"?

Recuerdo un par de situaciones en las que me sentí tonta:

  • de tan bueno eres tonto Una fue cuando hace unos cuantos años una amiga mía se había quedado sin trabajo. Ella estaba realmente angustiada por la situación y a mi me dolía verla sufrir. Le dije: "no te preocupes, yo te ayudo." Le hice un CV actualizado super chulo, una carta de presentación, actualicé su Linkedin, la di de alta en varios portales de empleo, apliqué a ofertas por ella y le busqué entrevistas... finalmente al poco tiempo encontró un empleo, incluso mejor que el que tenía antes. Me sentí contentísima por ella, sin embargo mi amiga apenas agradeció mi esfuerzo. Me sentí bastante mal porque había dedicado mucho tiempo y esfuerzo en ayudarle, tiempo que casi no tenía y que quitaba de mi tiempo libre, dejando a un lado a mi pareja, realizar a mis hobbys, e incluso mi descanso. Tuve la sensación de que mi esfuerzo no había sido valorado "lo suficiente" por un lado, lo  que me hacía sentir ofendida, y por otro lado me sentía mal por sentirme así, porque pensé:"no debería esperar que me agradezca nada, lo hice de manera altruista".. en fin, sentimientos encontrados. Pero lo cierto es que me sentía mal.

 

  • de tan buena me siento tontaOtra ocasión en la que me sentí de manera similar, fue en los primeros años de ejercer como psicóloga. Tenía una vecina muy simpática, que al saber que yo era psicóloga un día me comentó un problema que tenía y me pidió un consejo. Yo amablemente le intenté orientar sobre cómo podría enfocar su problema, y le pasé el teléfono de un colega especialista en esos temas. Mi vecina me agradeció el gesto y me comentó que lamentablemente no tenía dinero para acudir a un profesional privado, y que la sanidad pública tenía mucha lista de espera y no tenía paciencia para intentarlo por esa vía. A partir de entonces empezó a llamarme de vez en cuando para hablarme de su problema, explicarme al detalle cómo lo llevaba, y pedir mi opinión. Poco a poco estas llamadas empezaron a ser más frecuentes y más largas, yo quería echarle una mano.. pero me estaba sintiendo abrumada. Esta persona me caía bien, pero la situación me estaba agobiando. Empecé a no cogerle el teléfono.. y ésto a su vez me hacía sentir mal, cada vez que sonaba el teléfono y veía su número en la pantalla empezaba a sentir un nudo en el estómago. ¿Cómo salir de ahí?

En estas dos situaciones, entre otras, llegué a pensar que "de tan buena parezco tonta" o sentir que de algún modo "se aprovechaban" de mi generosidad.. ¡pero me sentía mal también por pensar eso!. 

Estaba en conflicto, porque la generosidad, la bondad, y el altruismo, son para mi valores muy importantes. Debería sentirme bien por ser generosa, altruista y amable con los demás, pero sin embargo me sentía mal conmigo misma. Notaba que algo no iba bien en estas situaciones, algo hacía que me sintiera mal, algo no encajaba y me generaba angustia ¿pero si yo estaba actuando según mis valores por qué me sentía mal? ¿dónde estaba el problema?

Varios años después, ya con más experiencia, dí finalmente con la respuesta y me di cuenta de mis errores. ¿Os los cuento?

Leer más...

7 Claves para reconectar con uno mismo y disfrutar más de la vida

 A veces es necesario parar y hacer una pequeña revisión de nuestro día a día, reconectar con nosotros mismos, acomodar prioridades y fomentar hábitos que nos ayuden a disfrutar más de la vida.

En este artículo os doy algunos consejos para reconectar y disfrutar más de la vida:

Leer más...

detectar a un manipulador emocional

Detectar a un Manipulador Emocional:

Los manipuladores emocionales suelen ser como lobos con piel de cordero. Utilizan estrategias de chantaje emocional con las que consiguen poner a los demás a su disposición.manipulad

Suelen ser grandes oradores, le dan la vuelta a las cosas a su conveniencia y embaucan a través de la distorsión cognitiva y la explotación emocional, con la intención de tomar el control siempre y obtener algunos beneficios o privilegios a expensas de su víctima. El manipulador crea a propósito un desequilibrio de poder que le permite inclinar la balanza a su favor y explotar a la otra persona, pero lo hace sin que sea evidente para su víctima. Utiliza la mentira de forma inteligente e incluso pueda a veces negar cosas que ha dicho, confundiéndonos.
 
Con el tiempo la persona manipulada acaba por llevar una vida que no es la que desea pues, sin darse cuenta, se ha puesto a expensas del manipulador, poniendo por encima a la otra persona frente a las propias necesidades e intereses personales. Al ser manipulados se acaba minando nuestra autoestima, autorrespeto, generando inseguridades, tristeza e insatisfacción.. y lo peor de todo es que muchas veces la víctima justifica al manipulador y/o incluso se siente culpable de la situación.
 

Leer más...

3 Ejercicios de Mindfuldness para conectar con el presente

¿Qué es el Mindfuldness?

El Mindfuldness o atención plena, se refiere a la capacidad de atender de forma consciente al momento presente. Posee sus raíces en la meditación budista, y fue popularizado en Occidente por parte de Jon Kabat-Zinn.

mindfluldnessActualmente esta práctica se encuentra ampliamente integrada en la medicina y la psicología. Se han desarrollado desde los años setenta diversas aplicaciones terapéuticas basadas en el mindfulness , y diversos estudios han comprobado la eficacia de estas técnicas, en particular para la reducción de la ansiedad, la depresión, y el estrés.

Jon Kabat-Zinn define Mindfulness como:

“Prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar”.

 

Leer más...