controlar los celos

Los Celos en la Pareja

Los celosEn nuestra sociedad lamentablemente los celos están muy normalizados, es común la opinión de que “es normal” ser celoso, o considerarlos como una muestra de amor.

 

Sin embargo psicológicamente los celos tienen muy poco que ver con el sentimiento de amor.

 

Los celos son en sí mismos un tipo de desconfianza hacia el otro, y la desconfianza nos separa de quien amamos

Los motivos que nos llevan a ser celosos pueden ser muy diversos:

  • La idea irracional de que “todos (o todas) son iguales”, infieles y mentirosos por naturaleza.
  • No haber superado una traición a nuestra confianza y convertirnos en desconfiados con todo el mundo. Estamos heridos y sospechamos que todo el mundo nos puede hacer daño.
  • Sentirnos inferiores, pensar que no somos “dignos” de ser amados: por lo que esperamos que en cualquier momento dejen de querernos  o encuentren y se enamoren de otra persona “mejor” que nosotros.
  • Problemas de inseguridad que nos llevan a un miedo exagerado a perder al ser amado: Nos vuelve híper-alertas ante situaciones o personas que consideramos una “amenaza”.
  • Considerar que la otra persona “nos pertenece” y está obligada a dedicarnos atención exclusiva.
  • Creer erróneamente que el sentimiento de posesión y los celos son síntomas de que “queremos mucho” a esa persona. Eso no es amor. Lamentablemente esa creencia irracional está muy extendida.
  • Dependencia emocional por la pareja: definirnos a través del otro, vivir sólo y para nuestra pareja, poniéndonos en segundo lugar, anulando nuestra propia identidad e independencia. Esto genera una gran angustia a perder al ser amado pues sin él "no somos nada" .

Los patrones pueden ser  muy diversos, pero siempre implican inseguridad, desconfianza y comúnmente problemas relacionados con la autoestima.

 

Hay muchos estudios sobre celos “normales” y “patológicos”: el límite sin embargo no está muy claro. ¿La inseguridad está generada por causas reales (engaños o mentiras previas por ejemplo) o son irracionales y exagerados? En ambos casos hay un problema, y una desconfianza "justificada" que no se soluciona puede acabar por convertirse en unos celos patológicos.

 

Angustiarse por la posibilidad de que algo malo pase, o por la posibilidad de perder algo es un patrón que se repite también en trastornos de ansiedad. Nos impide disfrutar del presente. No se trata de ser "inocentes" o "pasotas" se trata de darle a las cosas el peso que realmente tienen, y afrontar los problemas cuando sucedan

 

Personalmente considero que los celos son un síntoma de que algo va mal en la pareja o en la persona que siente celos.

Preocuparse por perder a quien amamos, sentirnos inseguros ante una amenaza concreta, o desconfiar después de una traición o mentira puede considerarse lógico. El tema como siempre está en el peso que se le da, cómo lo vivimos y el equilibrio.

 

Los celos se retroalimentan a sí mismos, nos hacen infelices, y muchas veces acaban por provocar lo que tememos: que dejen de querernos.

 

¿Habéis oído hablar de las “profecías autocumplidas”? El celoso suele desconfiar constantemente y vivir en un estado de alerta permanente: manifiesta esta desconfianza enfadándose, pidiendo explicaciones continuamente, “prohibiendo” cosas al otro, buscando “pruebas” de posibles traiciones, vulnerando la intimidad de la otra persona, creándose “películas” en su mente (y enfadándose en consecuencia por algo que simplemente está imaginando)..  Estas situaciones provocan conductas que alejan cada vez más a la pareja,  la desconfianza aumenta más en consecuencia, haciendo “crecer la bola”, y finalmente acaba por romper la relación. Los celos acaban provocando lo que temen: que perdamos a la persona amada, confirmando así nuestras desconfianzas... “ya sabía yo que esto iba a pasar…”

 

Pero entonces ¿Cómo enfrentarse a los celos? ¿Cómo salir del círculo vicioso y destructivo? De dos formas:

  • Fomentando su contrario con nuestra pareja: La Confianza y el amor.Haciendo más grandes todas las cosas que nos unan. Recordemos que los celos alejan: generan desconfianza y odio. Sin embargo la confianza, la complicidad, ser cariñosos, empáticos, respetuosos, reírse juntos, las expresiones de cariño... esas son algunas cosas que nos acercan.
  • Trabajando individuamente con nuestras propias inseguridades y “equilibrarlas”.  Fomentar la seguridad en nosotros mismos, y razonar con nuestros miedos: no se trata de no tener miedo, sino del peso que le damos al mismo. De equilibrio.

 Si los celos os están torturando hay que tomar medidas al respecto. Recordad: no es un síntoma de amor, es desconfianza e inseguridad, y os aleja.

Se ha de evaluar de dónde viene la desconfianza y qué puede hacerse al respecto. La terapia de pareja  en estos casos puede ser una buena opción.

 

Paola Graziano.

Psicóloga.

Compartir:

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Posted in pareja, psicología and tagged .

Paola

Psicóloga y Psicoterapeuta.
Directora de Psicología Estratégica