3. El «Quid» de la cuestión:

Te voy a contar algo importantísimo, que de hecho mucha gente no sabe cuando piensa en la autoestima y en sentirse bien con uno mismo: te contaré la clave, el «quid» de la cuestión.

Muchas veces pensamos que no conseguimos todas esas cosas que has detallado en el ejercicio anterior porque tenemos baja autoestima.

Nos falta autoconfianza, nos sentimos mal con nosotros mismos y eso hace que no podamos conseguir la vida que queremos o resolver las cosas cómo nos gustaría.

Creemos que con una mejor autoestima y más autoconfianza se solucionaría todo... peeero..

¡CREEMOS MAL!

Los problemas de autoestima son un síntoma.

¿A qué me refiero con esto? 

A que no son la causa, sino la consecuencia de que algo anda mal.

Sentirnos mal con nosotros mismos es consecuencia de un proceso que no está funcionando bien.

Tenemos que trabajar en ese proceso, en eso que no va bien. Cambiando el proceso cambiará el cómo te sientes.

Simplemente "sentirte" mejor no sirve de nada:

Si yo te dijese: a partir de ahora te vas a sentir estupendamente contigo mismo, pero no va a cambiar nada más. 

No vas a mejorar habilidades, y vas a seguir haciendo exactamente lo mismo que hasta ahora (por ejemplo: Susana evitar ir a la playa, Pablo huir de eventos sociales y evitar hablar con chicas, Luis callarse sus ideas en el trabajo…) simplemente te sentirás mejor y nada más: como «anestesiado».. (eso justamente es lo que hace alguna medicación by the way .. 😉 ¿Querrías eso? ¿Querrías solamente sentirte mejor y no cambiar nada? ¿no verdad?

Porque queremos sentirnos mejor para algo.

Pero en realidad sentirnos mejor es una consecuencia.

Cuando una pareja acude a terapia, no trabajamos el «fortalecer sus sentimientos» sin cambiar lo que hacen, sino que trabajamos pautas concretas para mejorar la relación, generalmente suele tener que ver con la comunicación y patrones conductuales: funcionar mejor como un equipo, cambiar dinámicas que hacen daño, fomentar actos de complicidad, se dan pautas sobre cosas que «hacer» para conseguir los objetivos de mejora propuestos… y las mejoras en la relación hacen que se sientan finalmente mejor el uno con el otro. Sentirse mejor viene después de mejorar otros aspectos.

Con la relación con nosotros mismos pasa lo mismo.

Por eso las autoafirmaciones positivas para sentirnos mejor no funcionan. Simplemente decirnos cosas bonitas puede que nos anime un rato, pero no conseguiremos mejorar la relación con nosotros mismos con eso.

Es como si una pareja «tóxica» me dice mucho «Te quiero» pero me sigue haciendo sufrir. Esos «te quiero» no sirven para mejorar la relación, de hecho probablemente acabaré por dejar de creérmelos… para mejorar la relación tiene que haber un cambio en su conducta, en lo que hace y dice que me hace sufrir. Con decir mucho «te quiero» y mandar flores no basta si después es un maltratador.

Hay que mejorar lo que haces y que te hace sufrir, y sentirte mejor será la consecuencia.

Esto que puede parecer obvio en la teoría no lo es tanto en la práctica. Pues existe la creencia errónea de que necesitamos sentirnos primero bien:

  • Creemos que necesitamos primero sentirnos motivados para empezar a  hacer algo que queremos hacer.
  • Creemos que tenemos que sentir primero confianza para después arriesgarnos con algo.
¡Pero funciona justo al revés!

En este video te cuento un poco más al respecto:

Para mejorar nuestra autoestima hemos de empezar por:

Trabajar otros «Autos»: 

  • Autoconocimiento:  ser conscientes de nuestras necesidades, nuestros valores, nivel de satisfacción, y qué es lo que hacemos que no funciona, qué nos está generando sufrimiento.
  • Mejorar mi Autoconfianza y mi Autoaceptación donde sea necesario. Aprenderemos cómo trabajarlas.

Mejorar el proceso:

  • Mejorar mi diálogo interno: escucharme, entenderme, detectar conflictos y hacer mi diálogo interno más efectivo, más útil utilizando distintas estrategias que te enseñaré a lo largo del taller.
  • Detectar creencias limitantes que pueden estar entorpeciendo mi camino y despegarme de ellas. Veremos también técnicas para hacerlo,
  • Desengancharme de rumiaciones que no son útiles y que solamente me hacen sufrir, encontrar la manera de no dejarme arrastrar por «el lado oscuro negativo» que me desvía del camino y me hace sufrir. Trabajaremos distintas técnicas para cambiar las «películas que nos montamos» y para desengancharnos cuando nos arrastra «el lado oscuro».
Todo esto lo iremos viendo poco a poco en las siguientes lecciones… 

Resumen:

  • Sentirnos bien con nosotros mismos es la parte final de un proceso, un resultado. (no es una causa, sino una consecuencia)
  • Para mejorar nuestra autoestima hemos de trabajar primero otros «autos»: autoconocimiento, autoconfianza y autoaceptación.
  • Para mejorar cómo nos sentimos respecto a nosotros mismos y querernos mejor hemos de trabajar nuestro diálogo interno, las películas que nos montamos en nuestra cabeza y las dinámicas metales que me hacen sufrir más de la cuenta. Para ello podemos usar distintas técnicas que aprenderemos en este taller.
Ir arriba