Entendiendo y trabajando nuestra Autoestima

Clave 2:  La autoconfianza se alimenta de la acción.

Ejercicio:

La «Poción mágica» deAutoestima:

¿Qué harías con una Autoestima más fuerte?

 

Imagina que tomas una poción mágica que te llena de sentimientos de buena autoestima, autoconfianza, autovaloración…

Si te sintieras así de repente:

  • ¿Qué cosas harías?
  • ¿Cómo te ves?
  • ¿Cómo te mueves, hablas y te relacionas con los demás?
  • ¿Cómo te enfrentas a los problemas?
  • ¿Cómo te expresas?
  • ¿Cómo te enfadas?
  • ¿Cómo expresas tus emociones?
  • ¿Qué cosas te preocupan y cuáles no?
  • ¿Qué cosas haces?
  • ¿Qué hábitos tienes?
  • ¿En qué cosas has mejorado respecto a tu «yo» actual?
  • ¿Cómo te ven los demás? ¿en qué cosas perciben tu autoconfianza y autoestima?
  • ¿Qué habilidades tienes?

Recuerda que se trata de visualizarte a tí mismo, no a otra persona, ni a alguien perfecto, ni mucho menos una fantasía inalcanzable (recuerda, Ojo con las expectativas 😉 Teniendo en cuenta esta visualización, procura definir acciones concretas y en qué se vería «desde fuera» tu autoconfianza y buena autoestima, por ejemplo en distintos ámbitos:

    • Acciones de AutocuidadoCuidar mi aspecto (aseo personal, cuidados de belleza), buscar mi estilo en el vestir, dedicar tiempo a cuidarme (dentista, peluquero… etc) Cuidar mi cuerpo: ejercitarme de forma regular, comer sano, dormir bien, practicar relajación… etc
    • Acciones que me enriquezcan intelectualmente, que me aporten valor: dedicar tiempo a  cosas que me gustan, a leer,  escribir, a disfrutar del arte, a crear cosas, aprender cosas nuevas, fomentar un ocio activo y enriquecedor, emprender proyectos, ayudar a mi comunidad… etc.
    • Acciones que fomenten buenos vínculos sociales y afectivos: acciones que vayan dirigidas a cuidar mis lazos de amistad, fomentar relaciones sanas (y poner límites a las que no lo son), pasar tiempo de calidad con los míos, rodearme de gente que me enriquece y con la que me siento bien.
    • Acciones que me ayuden a mejorar habilidades: por ejemplo acciones o actividades que me ayuden a trabajar mi asertividad o habilidades de comunicación, mis habilidades de gestión emocional, u otras habilidades concretas que desee incorporar o mejorar.

 

Tómate tu tiempo para realizar este ejercicio: puedes irlo trabajando y puliendo en varios días.

Importante: 

La buena noticia es que no es necesaria una pócima, no hace falta  que te sientas con una buena autoestima para empezar a poner en marcha estas acciones, puedes hacerlo igualmente, poco a poco.. y la confianza irá viniendo al andar. 

Recursos adicionales:

Paola Graziano

Repaso:

 

  • La autoestima es una construcción compleja y que varía a lo largo del tiempo. Se ve influida por nuestras experiencias personales, creencias, gestión emocional, etc.
  • Una sensación de baja autoestima es un síntoma de que otra cosa va mal: nuestro sistema de creencias, gestión emocional (ojo, gestionar no es controlar: sino vivir las emociones, todas, de manera adaptativa.), tus expectativas, habilidades, dinámicas de pensamiento… hemos de actuar sobre estas cosas para sentir una mejora en nuestra autoestima.
  • La primera clave es escuchar cómo se manifiesta nuestra autoestima en diferentes áreas de nuestra vida: en qué pensamientos la noto, qué cosas «me dice» y cómo.
  • La segunda clave es definir pequeñas acciones que pueda poner en marcha y  alimenten mi autoconfianza y autoestima. Las «acciones de confianza» vienen antes que la sensación de confianza. Puedes empezar a hacer pequeñas cosas a pesar de tus inseguridades o sensaciones, nada te lo impide, no necesitas pócimas que te hagan sentir bien primero: piensa en qué pequeñas cosas puedes hacer hoy que te acerquen a eso que has visualizado.
Nos vemos mañana con una nueva clave para trabajar y entender nuestra autoestima,
 

Si tienes cualquier duda o pregunta me encuentras por mail en:

paola@psicologia-estrategica.com

Ir arriba