Psicología sin edulcorantes ni azúcar añadido.

... para gente a la que le gusta cuidarse.

Disclaimer: Mi Newsletter no es para todo el mundo… si quieres saber si es para ti o no, te cuento:

Me llamo Paola. Soy psicóloga y me gustan los gatos (la gata de la foto se llama Gina)

Me gustan los gatos y no los unicornios de Mr Wonderful.. así que por aquí no hay frases inspiradoras.

 

(Ya sé que no lo dirías al ver que tengo el pelo rosa… pero lo de mi pelo rosado es otra historia, una historia que tiene que ver con un tucán y que conocerás si te unes a mi comunidad)

En mi Newsletter hablo de cómo aplicar la psicología en nuestro día a día para vivir una vida plena y fomentar nuestro bienestar emocional.

Te puedes apuntar aquí:

 

* Suscribirse a mi comunidad es gratis y te puedes dar de baja cuando quieras.

Hoy día recibimos mucha información no solicitada.

Correos que se acumulan en la bandeja de entrada sin leer, o van directo a la papelera.

Yo no quiero que mis correos se acumulen sin leer en la bandeja de nadie. Quiero que se lean y que aporten. 

A veces nos suscribimos a newsletters porque nos regalan algo que parece interesante: un Ebook con claves para solucionar tal o cual problema, una compilación de información sobre algún tema.. “Lead Magnet” le llaman a eso en marketing. 

Un regalo a cambio de tu mail.

Yo no te voy a regalar un Ebook. 

Yo te cuento cosas en mi newsletter.

Cosas sobre psicología que a lo mejor te resultan interesantes y útiles.

O no, eso lo has de valorar tú.

Por ejemplo, si te suscribes, en los primeros correos te hablaré entre otras cosas de:

Te hablaré sobre muchas cosas de las que he ido aprendiendo a lo largo de mis más de veinte años como psicóloga y a lo largo de mis cuarenta y cinco de vida.

Te contaré historias, ejemplos, experiencias…

Aunque, como te decía antes, a lo mejor mi enfoque no va contigo…

Nadie conecta “con todo el mundo”.

Tendrás que probar si lo que te cuento te “resuena”, como dicen ahora, y conectas conmigo.

Si te suscribes y al final te cansas o no te interesa, que sepas que siempre puedes borrarte. En cualquier momento. Fácilmente. En un enlace que se ve claramente al final de cada correo (no en letra hiper-mega-chiquitita). Click ahí y listo! 

Te pueden gustar o no, pero te aseguro que mis correos los escribo con mucho esmero y dedicación, eso sí. Y como te decía antes no pierdes nada por probar: puedes estar en mi comunidad el tiempo que quieras: diez años, dos meses o cinco minutos… lo que tú decidas.

Mails con espíritu analógico:

Los que seáis de mi quinta os acordaréis de cuando escribíamos cartas y postales a mano a nuestros amigos y seres queridos.

Cuando recibíamos felicitaciones de navidad por correo, tarjetas de cumpleaños, o postales en vacaciones…

¡Qué maravilla lo analógico!

Soy una “Vintage-Lover”. Yo todavía guardo las cartas que nos escribíamos con mis compañeras de la Facultad durante las vacaciones de verano.

Os acordaréis también de la ilusión que hacía recibir la carta de un amigo.

Si habéis nacido en la época digital igual esto os suena a algo de otra era… (lo es) pero molaba 🙂

Pues ese “espíritu epistolar” es lo que busco en mi newsletter.

Son mails para leer despacio. Para saborear con calma.

Como el encanto de escuchar música en un disco de vinilo, o las fotos de carrete (ambas cosas me apasionan)

En mi newsletter cuento cosas para degustar despacio, con atención.

Es aquí, ¿Te vienes?:

  • Tus datos estarán seguros en mi base de datos. Si en algún momento te deja de interesar o no tienes tiempo de leerme, te puedes dar de baja y listo! 

Dicho esto te cuento que:

Intento no enrollarme mucho y escribir correos cortitos pero “con fundamento” como diría Arguiñano. (No siempre lo consigo, he de admitir, a veces si que me enrollo;)

Pero ahora ya no me enrollo más, ahora te invito a suscribirte aquí:

* Suscribirse a mi comunidad es gratis y te puedes dar de baja cuando quieras.

Ir arriba