aceptar la muerte para valorar la vida

Aceptar la muerte para celebrar la vida

A raíz del día de difuntos he estado reflexionando sobre nuestra relación con la muerte. Con nuestra propia muerte.

Escuché hace poco una entrevista a Chavela Vargas en la que decía que la muerte debería ser una celebración de la vida, me gustó mucho.

Todos moriremos algún día, es inevitable, y sin embargo muchas veces no somos conscientes de nuestra propia trascendentalidad. Creo que el mero hecho de serlo de vez en cuando nos haría disfrutar más de la vida.

Cuando un ser querido nos deja, pasamos por un proceso de duelo. El modelo de la psiquiatra Kübler Ross describe cinco fases en el proceso de duelo: la negación, la ira, negociación, tristeza y aceptación. Este proceso se da también en otro tipo de pérdidas (laborales, rupturas sentimentales, etc.)

Me da la sensación de que muchas veces en nuestra sociedad europea nuestra relación con la muerte está siempre en fase de negación: se oculta, no se habla del tema, nos incomoda, preferimos no pensar en ello…  Sin embargo ¡qué importante es ser conscientes de nuestra propia muerte! Aceptarla, normalizarla, vivirla sin angustia: porque no se trata de temer a la muerte, sino de disfrutar de la vida.

Es lógico no querer morir antes de tiempo, el miedo al dolor o a la enfermedad, pero debemos aceptar que algún día moriremos y ser conscientes de ello, verlo como natural, y que esto nos sirva para apreciar más la vida.

Mucha gente pierde el tiempo o lo malgasta como si tuviese tiempo infinito, postergamos temas que consideramos importantes a “mañana” como si fuéramos a vivir para siempre, no cuidamos de nuestra salud, de nuestros afectos, ni de nuestras emociones, hasta que nos arrepentimos de no haberlo hecho antes cuando ya no queda tiempo, o nos acordamos cuando algo malo sucede.

Partir de la aceptación de nuestra propia muerte y la de los demás nos predispone a vivir en consecuencia: a priorizar lo importante y darle peso a lo que realmente merece la pena, a disfrutar de la vida y del tiempo con la gente a la que queremos. La muerte es el final de la vida: y lo importante es que esa vida haya merecido la pena.

En otro artículo os hablé sobre una entrevista que había leído a una enfermera que trabajaba con enfermos terminales: la enfermera comentaba que las personas que estaban a punto de morir de lo que más se arrepentían eran cosas como: no haber hecho lo que realmente deseaban (sino lo que los demás esperaban de ellos), haber priorizado el trabajo y lo material frente al tiempo con familia y amigos, no haber expresado sus emociones, no haber disfrutado lo suficiente y sentir que habían malgastado su tiempo, haberse preocupado por cosas sin importancia y no haberse permitido disfrutar del momento.

Evidentemente morir antes de tiempo es una gran fatalidad. Las fatalidades no podemos preverlas ni controlarlas, sino aceptarlas. No se trata de angustiarse por saber que moriremos, se trata de que esta consciencia nos haga aprovechar mejor del tiempo que tenemos.

Hay un ejercicio de visualización que a veces utilizo en las sesiones de terapia, se trata justamente de ser conscientes de que nuestro tiempo es limitado y reflexionar sobre cómo queremos vivirlo, nos ayuda a reordenar nuestras prioridades, y a reflexionar sobre nuestras prioridades.

El ejercicio de llama “El funeral” y quiero compartirlo con vosotros, para reflexionar sobre nuestra vida y enfocarnos en celebrarla cada día que nos quede:

El Funeral:

 

Imagina que estás asistiendo a un funeral. Es una bonita capilla. Mientras caminas por el pasillo central, te fijas en las flores, la suave música del órgano… Hay rostros de amigos y parientes.

Cuando llega el ataúd, y miras dentro, te plantas cara a cara contigo. Es tu funeral.
Tomas asiento.
Hay cuatro personas que van a expresar sentimientos de amor y aprecio por ti para rendirte homenaje: un familiar, un amigo, un compañero de trabajo y alguien de tu entorno, por ejemplo un vecino.

Ahora, imagina con detalle:

  • ¿Qué te gustaría que cada uno de los oradores dijera de ti y tu vida?
  •  ¿Qué tipo de persona, de padre (o madre), de hermano te gustaría que reflejarán?
  • ¿Qué clase de amigo? ¿Qué carácter te hubiera gustado que hubieran visto en ti?
  • ¿Cómo te gustaría haber influido en sus vidas? ¿Cómo te gustaría que te recordasen?
  • ¿Estas contento con la vida que llevaste hasta el día de hoy?
  • ¿Qué puedes hacer en tu día a día  para vivir de forma plena los próximos años?

Cuando alguien nos deja, seguirá vivo en nuestro recuerdo. ¿Qué recuerdos os gustaría dejar en los demás? Esto es lo que debería guiar nuestro día a día: dejar la mejor huella posible en este mundo y aprovechar nuestros días, saborearlos y celebrarlos . ¿no os parece?

15 comentarios en “Aceptar la muerte para celebrar la vida”

  1. Hola Paola, interesante su articulo, gracias por informarnos de la vida real que muchas veces ignoramos. Es verdad disfrutarlo mientras uno está en vida, para no lamentarnos en el momento de la agonía.
    Gracias Paola un abrazote desde Perú.

    1. Muy buen articulo pero yo no logro aceptarlo es mas estoy bastante mal tebgo depresion mayor a mi padre le empiezan a dar una especie parecia a la quimio por cancer vejiga cogido a tiempo pero el rumor que le han quitado pequeñones de alto grado mi madre con alzheimer y la pobre de lie hermana es la wue los va cuidando junto con una chica que tenemos ya que yo me es imposible por mi enfermedad estoy desolada 😭😭😭

  2. Paola, buenas tardes. Como siempre, son tus artículos bonitos e interesantes.
    Hoy, aunque un poco tarde, quiero hacer mis comentarios respecto de la muerte. Me llama la atención la frase, de «Nadie quiere morir antes de tiempo». Al respecto siempre he tenido la idea, de que en el morir no hay un antes ni un después. Todo es perfecto, y nos vamos en el momento y lugar preciso. Tu sabes que los Mexicanos le tenemos un respeto profundo a la muerte, pero a la vez, nos gusta jugar con ella, como si en ese inter quisiéramos distraer a la muerte o hacérnosla nuestra amiga, para que nos conceda un rato mas de vida. La mayoría de las religiones, consideran la vida, como una transición a otra vida mas hermosa. No se, pero algún día, en una epístola que escribí y que se llama «Quien soy… y en que creo», termine escribiendo: Del futuro, casi no se nada, pero me acostare a morir con la absoluta certeza de que estaré a punto de nacer, nacer a algo enormemente mas vasto y mas grandioso.
    Un abrazo fraternal.

  3. Hola Paola:
    Me ha gustado mucho tu artículo. Es verdad lo que dices, debemos ser conscientes de que esto es pasajero y un día se acabará. El ejercicio de imaginación de tu propio funeral es estupendo, te hace pensar.
    Gracias por todo preciosa y feliz invierno, creo que llega el frío. Un beso.

  4. Gracias, Paola, por todas y cada una de las publicaciones que nos transmiten verdaderos sentimientos de vida, que enriquecen nuestro diario vivir. El ejercicio del Funeral lo he «vivido» mentalmente en varias ocasiones y me parece muy importante poderlo llevar a cabo, para así empezar a ser cada día mejores. Es algo que nos hace ver lo que realmente somos, ante las demás personas y ante nosotros mismos.

  5. La muerte es inevitable.
    Lo que importa es la vida
    ¿Qué hicimos?
    ¿Cómo vivimos?
    Cómo estamos y como seguiremos viviendo.
    En nuestra vida cotidiana nos sentimos felices. ¿Estamos satisfechos?
    ¿Qué más podemos hacer?

  6. Simpre pense que los dias más importantes de mi vida era el día de mi nacimiento, que por cierto festejaron mucho, sobre todos mis papás, y el otro, será el de mi muerte. Uno marcó el inicio y el otro marcará el fin. Le pedí a mi familia que lo festejen, que pongan música, solo mi cuerpo no estará presente. Viviré en sus recuerdos y en las enseñanzas que quizá tuvieron. Al menos eso espero!! Dejaré mi huella en quienes me amaron.

  7. Adela Martínez Gómez

    Me parecen estupendos tus artículos Paola.

    Cómo bien dices en este post ,lo importante es dejar huellas en esta vida y tú las dejas compartiendo tus conocimientos con nosotros,te estoy muy agradecida

  8. Es un excelente artículo para reflexionar y aprender a vivir nuestra vida plenamente como debe ser.

    Muchas gracias Paola por compartir sus conocimientos y enseñarnos a ser mejores personas en este mundo.

  9. Me parece interesante, sobre todo por el hecho que no aceptamos la muerte como un proceso que irremediablemente vendrá, antes que llegue, es muy bueno amar y aceptar a las personas como son, no desperdiciar el tiempo en quejas y lamentos, reir con tus amigo, tu pareja, darlo todo, porque después, si no lo hacemos vendrán las lamentaciones. Me llamo Reynier, soy de Cuba y me gusta mucho tu blog.

  10. Paola. Me gustó el ejercicio del funeral. Nuestra cultura, tal como señalas en el artículo, parece detenida en fase de negación con respecto al tema de la muerte. Incluso los ritos que antes ayudaban tanto a comenzar el proceso de duelo cuanto a tomar conciencia de la propia finitud (acompañar al familiar en su enfermedad y agonía, incluso antes se lo velaba en la casa) han sido suplantados por un sistema en sí bueno, pero que permiten que una persona enferme, agonice y muera sin que su entorno se entere mucho. Sobre todo se impide que los niños y jóvenes vayan a visitarlo. Para quienes creen, sobre todo si comparten la fe cristiana, hay un texto de S, Pablo que vale la pena pensar. Dice: «Hermanos, no quiero que vivan en la ignorancia respecto de los que han muerto, para que no anden tristes, como lo que no tienen esperanza» (1Tes. 4,13). Vale la pena pensarlo porque, si no creemos que hay «algo» más allá. Si pensamos que la muerte es la última palabra, podría ocurrir que vivamos como condenados a muerte, y no habría más remedio que andar tristes, o aturdirnos un poco para no pensar en la muerte. Un chacarera argentina dice que cantan y bailan «y así se olvidan que hay que morir». Me gustan tus artículos. Gracias por permitirme entrar en tu mundo

  11. Lola - Entrevista laboral

    Buenísima información, considero que es muy bueno el artículo, gracias por esta información que me es bastante util.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a mi newsletter!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba