Cómo salir del bucle de quejarse por todo.

Quejarnos por todo nos hace infelices.

Probablemente todos conocemos a alguna persona "quejica" ¿Qué es lo que nos lleva a convertirnos en uno?

La queja surge a raíz de una frustración, malestar o daño percibido: centramos nuestra atención en lo negativo y buscamos una forma de amortiguar el malestar: la queja es un método para ello.

Nos quejamos como forma de liberar la tensión, paliar frustración generada.. pero paradógicamente esta "solución" ante el malester, suele generar más malestar.. por lo que nuestro foco permanece en lo negativo y nos quejamos más y más. Si repetimos este patrón, en poco tiempo acabamos por convertirnos en unos quejicas profesionales.

Nos quejamos para buscar apoyo en los demás, consuelo, empatía.. cuando nos quejamos transmitimos nuestro malestar al otro buscando su comprensión y empatía, esto nos consuela de alguna manera, pero no ayuda a superar la frustración ni a pasar a la acción. 

Una persona que se queja, es una persona que está sufriendo.

Podemos pensar que los "Quejicas" son personas egoístas, que buscan llamar la atención, o que son personas "tóxicas" que sólo transmiten negatividad.

Es verdad que a nadie le gusta la compañía de alguien que se queja por todo, es agotador, pero hemos de entender que una persona que se queja es una persona que está sufriendo. Es una persona que no sabe lidiar con la frustración de otro modo.

El quejica no quiere amargarnos la vida, realmente lo que quiere es ser feliz... pero está atrapado en un bucle negativo y sufre. No escapaz de superar la frustración, aceptar y pasar a la acción: se ha quedado bloqueado en la queja alimentando su malestar sin darse cuenta. Lamentablemente los demás no podemos hacerle cambiar de estrategia, es el propio quejica el que debe hacerlo.

La queja no puede ser la única estrategia ante la frustración.

Cuando algo nos frustra, duele, o nos incomoda, la primera reacción suele ser la rabia, el enfado o la tristeza: es normal sentirnos mal, y es aquí cuando surge la queja. Pero hemos de trascender esta fase y no quedarnos en la frustración, quejándonos alimentamos más y más nuestro sufrimiento. Hemos de llegar al punto de aceptación y de acción.

  • Os pongo un ejemplo:

Imaginad que tengo una cita importante al otro lado de la ciudad, y conduciendo de camino a ella me encuentro con un atasco. Realmente es una situación frustrante, el atasco me retrasa y no sé si llegaré a tiempo. Es entonces cuando:

  1. Me frustro: siento rabia y malestar, puede que diga alguna palabrota o me queje de la situación. 
  2. Valoro si hay alguna acción a llevar a cabo: Acepto que estoy en una situación que no me gusta y pienso ¿qué puedo hacer frente a esta situación/problema? ¿hay alguna acción que pueda llevar a cabo? En este caso el atasco no depende de mi, así que no puedo hacer nada más que esperar y tener paciencia. Puedo sacar una conclusión como "la próxima vez saldré más temprano o iré por otro camino" y llamar a quien me esté esperando para que sepa que estoy en un atasco y puede que llegue tarde.
  3. Acepto lo que no puedo cambiar y cambio mi foco de atención a otra cosa. A esto yo le llamo el punto "hay que fastidiarse!", acepto lo que me ha tocado, entiendo que probablemente llegaré tarde y que no puedo hacer nada ahora al respecto, y acto seguido cambio el foco de mi atención a otra cosa (por ejemplo pongo la radio, aprovecho para pensar en la lista de la compra, lo que sea)

Sin embargo si soy un buen quejica lo más probable es que no salga de la frustración inicial y no consiga pensar en la acción ni en la aceptación, me quedaré en el coche quejándome de mi mala suerte, del ayuntamiento, de las obras, de las consecuencias negativas de llegar tarde, y de mil cosas más.. durante todo el tiempo que dure el atasco. Esa queja constante alimentará mi frustración y mi rabia, me generaré más sufrimiento  y me amargaré todo el día por ese acontecimiento. 

De la frustración hemos de pasar a la aceptación y a la acción.

No te quedes en la queja: saca una conclusión de aquello que te desagrada ¿lo puedes cambiar? ¿Si/No? si la respuesta es SI centrate en qué vas a hacer, si la respuesta es NO acepta esta situación, saca una conclusión, y concentra tu atención en cosas que si te aporten, en lo que sí puedes hacer. 

Puedes elegir dejar de quejarte y pasar a la acción. Revisa tus quejas mas comunes y conviértelas en acciones:

  • Me quejo de la situación política ------- realizo la acción de manifestarme, militar en un partido afín a mis ideas, ir a votar..
  • Me quejo de mi situación laboral ------   Buscar mejorarla o cambiar de empleo
  • Me quejo de mi mala salud -------------  Busco mejorar mi calidad de vida, cuidarme, y tener hábitos saudables.
  • Me quejo de mi mala suerte (por ejemplo alguna fatalidad) --- he de aceptar lo que no puedo cambiar y centrarme en estar agradecido por lo que sí tengo y potenciar esos recursos.

La queja puede surgir como primera reacción ante algo que nos frustra o nos disgusta.. pero no podemos quedarnos ahí, hemos de  aceptar que las cosas no son como nos gustaría y centrarnos en la acción, en qué podemos hacer al respecto, en cómo llevarlo lo mejor posible, o en cómo voy a elegir vivir ese camino. 

Te propongo un par de retos:

  • Hay un reto que surgió hace un tiempo en el que se proponía un mes sin quejas. Yo te lo pongo más fácil: no quejarte durante dos días. Proponte conscientemente no exteriorizar tus quejas durante 48hs. Dos días enteros sin quejarse en voz alta sobre las cosas que no podemos cambiar: perder el tren, el perro del vecino que ladra, que llueva cuando ibas a ir a la playa, la actitud del jefe, el cansancio que tengo.. (es más difícil de lo que parece) Si aparece una queja has de poner el contador a cero y empezar otra vez hasta conseguir llegar a 48hs libres de queja.
  • Practica la gratitud: Piensa cada día en al menos tres cosas por las que estás agradecido y apúntalas: tener agua corriente, la sonrisa de mi hijo, tener buenos amigos.. puedes tener una libreta de agradecimientos, y apuntar 3 cosas cada día hasta llenar la libreta.

Recuerda: Puedes elegir salir de la queja, pasar a la acción, aceptar lo que no puedes cambiar y disfrutar del camino.

El problema no es la queja, el problema es quejarse y quejarse sin hacer nada respecto al malestar que sentimos.

No seas de los que se la pasan quejándose y no hacen nada, elige no quejarte inútilmente, elige ser de los que actúan, elige ser de los que trascienden la queja, los que cambian lo que está en su mano, los que aceptan lo que no pueden cambiar y se adaptan, intentando siempre sacar lo mejor y disfrutar del camino.


Publicado en Equilibrio Emocional, Vivir más relajado y etiquetado .

Paola

Psicóloga y Psicoterapeuta.
Directora de Psicología Estratégica

19 Comentarios

  1. Muy interesante este articulo, me gusto mucho y me llamo la atención, porque es que muchas veces nos quejamos y nos quedamos en ese circulo, y es ene se momento donde debemos pensar si tiene alguna solución o seguir adelante aceptando el hecho de no poder solucionar el problema, dejarlo en la medida del tiempo. me gusto mucho de verdad muy buen articulo.
    Compartido por el Facebook

  2. Muy buen articulo Paola, gracias por el envio los estoy aplicando a nivel personal y para trabajar con equipos de docentes, saludos

  3. Un buen ejercicio el de la libreta, para contrarrestar la negatividad y el peso de la queja…! Sin duda a las personas que aprendieron a quejarse como forma de estar en la vida, les costará menos que el de estar 48 horas sin quejarse. Plasmar en una libreta por escrito, creo que puede facilitar el tomar contacto con lo bueno, con lo que se tiene, como fijar la vista en las flores y no en las hojas mustias, sobre todo si no es para cortarlas… por ejemplo…!

  4. muy buen articulo, realmente me interesa mucho todos los artículos que escribes, hasta pareces que adivinas lo que nos importa y nos ayuda a fin de ser mejor persona y tener una calidad de vida, muy buena, vivir en armonía, paz, para poder solucionar los problemas cotidianos a que somos susceptibles. te felicito Karla. practicaré para dejar de quejarme y se que en mi vida ocurrirán milagros.

  5. Excelente el artículo, es verdad que hay personas que por todo se quejan y son un fastidio, hay momentos en que dan deseos de abrir un hueco en la tierra y enterrarlos hasta el cuello y dejarlos allí para que comprendan que las quejas a lo único que llevan es a la frustración. De mi parte creo que soy equilibrado en ese aspecto, cuando algo no sale como yo quiero, respiro profundo, camino, leo o escucho música a alto volumen para generar una especie de onda de choque que controle mi frustración. Pero sobre todo hago lo posible por no quejarme.

  6. HOLA ME GUSTA LA FORMA EN QUE PLANTEAS LOS TEMAS Y SIEMPRE DE UNA FORMA FACIL DE EXPLICAR A LAS PERSONAS.
    SALUDOS DESDE LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR, MEXICO

  7. Me encanta todo lo que escribes, siempre con excelentes temas y consejos muy útiles.

    Nunca dejes de escribir..

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *