de tan buena soy tonta

De tan buena parezco tonta

Pues si, he escuchado esta frase alguna vez: "Paola, de tan buena a veces pareces tonta."

¿Os ha pasado alguna vez? ¿os lo han dicho, o conocéis a alguien que "de tan bueno parezca tonto"?

Recuerdo un par de situaciones en las que me sentí tonta:

  • de tan bueno eres tonto Una fue cuando hace unos cuantos años una amiga mía se había quedado sin trabajo. Ella estaba realmente angustiada por la situación y a mi me dolía verla sufrir. Le dije: "no te preocupes, yo te ayudo." Le hice un CV actualizado super chulo, una carta de presentación, actualicé su Linkedin, la di de alta en varios portales de empleo, apliqué a ofertas por ella y le busqué entrevistas... finalmente al poco tiempo encontró un empleo, incluso mejor que el que tenía antes. Me sentí contentísima por ella, sin embargo mi amiga apenas agradeció mi esfuerzo. Me sentí bastante mal porque había dedicado mucho tiempo y esfuerzo en ayudarle, tiempo que casi no tenía y que quitaba de mi tiempo libre, dejando a un lado a mi pareja, realizar a mis hobbys, e incluso mi descanso. Tuve la sensación de que mi esfuerzo no había sido valorado "lo suficiente" por un lado, lo  que me hacía sentir ofendida, y por otro lado me sentía mal por sentirme así, porque pensé:"no debería esperar que me agradezca nada, lo hice de manera altruista".. en fin, sentimientos encontrados. Pero lo cierto es que me sentía mal.

 

  • de tan buena me siento tontaOtra ocasión en la que me sentí de manera similar, fue en los primeros años de ejercer como psicóloga. Tenía una vecina muy simpática, que al saber que yo era psicóloga un día me comentó un problema que tenía y me pidió un consejo. Yo amablemente le intenté orientar sobre cómo podría enfocar su problema, y le pasé el teléfono de un colega especialista en esos temas. Mi vecina me agradeció el gesto y me comentó que lamentablemente no tenía dinero para acudir a un profesional privado, y que la sanidad pública tenía mucha lista de espera y no tenía paciencia para intentarlo por esa vía. A partir de entonces empezó a llamarme de vez en cuando para hablarme de su problema, explicarme al detalle cómo lo llevaba, y pedir mi opinión. Poco a poco estas llamadas empezaron a ser más frecuentes y más largas, yo quería echarle una mano.. pero me estaba sintiendo abrumada. Esta persona me caía bien, pero la situación me estaba agobiando. Empecé a no cogerle el teléfono.. y ésto a su vez me hacía sentir mal, cada vez que sonaba el teléfono y veía su número en la pantalla empezaba a sentir un nudo en el estómago. ¿Cómo salir de ahí?

En estas dos situaciones, entre otras, llegué a pensar que "de tan buena parezco tonta" o sentir que de algún modo "se aprovechaban" de mi generosidad.. ¡pero me sentía mal también por pensar eso!. 

Estaba en conflicto, porque la generosidad, la bondad, y el altruismo, son para mi valores muy importantes. Debería sentirme bien por ser generosa, altruista y amable con los demás, pero sin embargo me sentía mal conmigo misma. Notaba que algo no iba bien en estas situaciones, algo hacía que me sintiera mal, algo no encajaba y me generaba angustia ¿pero si yo estaba actuando según mis valores por qué me sentía mal? ¿dónde estaba el problema?

Varios años después, ya con más experiencia, dí finalmente con la respuesta y me di cuenta de mis errores. ¿Os los cuento?


Error 1: Cargar la mochila de otros.

En el primer ejemplo que os puse, mi amiga nunca me pidió que la ayudase, yo sin embargo lo hice, y asumiendo el trabajo como mío, haciéndome responsable. No le aconsejé y la acompañé: hice el trabajo por ella. Error garrafal.

Imagínate que por querer ayudar a tu hijo con los deberes,  se los haces tú por completo. Tu hijo nunca aprendería por su cuenta, no le estás dejando que aprenda, tú te estas haciendo responsable de un trabajo que no es tuyo, y estás quitándole independencia, autonomía  y la capacidad de aprender a tu hijo. ¡Por supuesto que tu harás mejor los deberes de tu hijo que tu propio hijo! ¡sabes mucho más! y además los harás más rápido. .. pero no es tu responsabilidad: tu hijo debe ser el responsable de hacer sus deberes, equivocarse, cometer errores y aprender.

No podemos andar el camino de otros. Podemos aconsejar si nos lo piden, orientar, acompañar, pero cada uno ha de resolver sus problemas por sí mismo y asumir sus responsabilidades.

Si ahora me volviese a pasar algo así aconsejaría a mi amiga, le diría cómo puede hacer un Cv bonito, dónde encontrar recursos, qué portales de trabajo podría mirar, etc. Pero dejaría que ella hiciese su propio Cv, que ella se esforzara en encontrar trabajo, no lo haría yo por ella... ¡si sólo me faltó ir yo por ella a las entrevistas! ¡jajajaja! Por querer ayudar a mi amiga, me cargué con una mochila que no era mía, en lugar de ayudarla hice yo el trabajo que debería haber hecho ella. 

  • Hacernos cargo del trabajo de otro no es ayudar, ayudar es guiar, aconsejar, o trabajar juntos por un objetivo, no coger yo completamente las riendas.

Esto es algo que pasa muchísimo en los equipos de trabajo y en la convivencia o dinámicas familiares. En muchas ocasiones he visto cómo una persona acaba haciendo su trabajo y el trabajo de los demás, o asumiendo todo el trabajo en casa. Ser responsable, implicado, y querer que las cosas salgan bien, es muy bueno.

Pero en un trabajo en equipo si alguien no hace su parte, la responsabilidad es de ese alguien, y aunque esto pueda traer consecuencias negativas (perder un cliente, que las cosas no estén a tiempo, que el trabajo sea mal evaluado, que los platos se queden días sin fregar.. ) incluso si todo el equipo, o la convivencia se ve perjudicada por la ineficiencia  de otra persona, no es una buena solución el "cargar nosotros" con trabajo que no nos corresponde. 

Esto generará desequilibrio, en el resultado final nadie detectará que hay alguien que no hace su parte (si hay un problema ha de verse),  esta persona puede acomodarse pues sabe que al final otro asumirá la responsabilidad que le toca, y el desequilibrio acaba por volverse permanente: finalmente quien carga con la responsabilidad suya  y de los demás  acabará agotado, frustrado y quemado.

Muchas veces incluso somos nosotros mismos quienes asumimos la mochila de otros gustosamente, porque "yo lo haré mejor o a mi modo", "en menos tiempo", "si no lo hago yo se quedará sin hacer", etc. Cuesta trabajo forzarse a no cargar lo que a uno no le corresponde, e incluso aprender a delegar y no asumirlo todo.. porque nuestro sentido de la responsabilidad o "síndrome de yo puedo con todo" nos lleva a asumir todas las cargas que se nos pongan delante.

  • Consejo: reflexiona sobre qué "mochilas de otros" has cargado o estás cargando.. y empieza a soltar lastre.  

 


Error 2: poner mis necesidades siempre al final.

En ocasiones es complicado encontrar un equilibrio entre preocuparnos e implicarnos con los demás, e implicarnos y dedicarnos tiempo a nosotros mismos.

Anteponer las necesidades de otros  a las propias y descuidarnos genera un desequilibrio que afecta a nuestra calidad de vida.

¿Recordáis el "síndrome del cuidador quemado" del que hablamos en otras ocasiones? Es importante estar bien nosotros mismos para poder ayudar a otros.  En el ejemplo que os puse de ayudar a mi amiga a encontrar un trabajo, dediqué demasiado tiempo a esta labor descuidando las cosas importantes para mi: pareja, familia, hobbys.

Puede darse en alguna ocasión que elijamos sacrificarnos por un bien común, o ser altruistas, pero no es saludable ponernos absolutamente siempre al final de la lista. Hay que saber dar a las cosas el peso que les corresponde. Mis necesidades valen tanto como las de los demás. Se trata de un tema relacionado con mi propia autoestima.

 


Error 3: no dejar claros los límites.

poner límitesNo siempre podemos ayudar cuando nos lo piden: bien porque no tenemos la capacidad o los recursos para hacerlo, no tenemos el tiempo, o lo que nos piden es algo que no es posible.  También puede pasar que por "no ofender" aceptemos hacer cosas que en realidad no queremos hacer.

En este caso lo mejor es dejarlo claro, decir que no o poner límites, sugerir otras vías y ser firmes, y ddecir las cosas de manera asertiva.

Por ejemplo: "me encantaría ayudarte con las cajas en la mudanza, pero por mis problemas de espalda no puedo cargar peso, ¿por qué no se lo comentas a Juan? "

Hay veces, como en el ejemplo que os puse de mi vecina, en las que no podemos hacer más.

En este caso yo no era la persona adecuada para ayudarla: si deseaba trabajar su problema con un profesional debía acudir a un terapeuta en un contexto terapéutico e implicarse en la terapia. Si buscaba un "consejo profesional gratis" yo no podía dárselo (Imagina que tienes un amigo dentista y le llamas  para quejarte de dolor en una de tus muelas.. te puede dar una opinión sobre lo que podría ser (una carie, una infección..) pero te dirá que vayas a consulta para hacer un diagnóstico y tratarte.)

En este caso, el que yo escuchara sus quejas no le serviría de ayuda, pero no supe poner límites y expresarlo de forma clara y asertiva.  Ahora dejaría claro que si lo que buscaba es alguien con quien desahogarse lo mejor es que acuda a un amigo, que yo más que reafirmar la opinión que le di en un inicio no podía hacer más. Y si buscaba un asesoramiento profesional debía ir a consulta. Ser firme de manera amable, poner límites y decir que No es complicado a veces.

  • Podemos trabajar nuestra comunicación asertiva para aprender a poner límites cuando es necesario.

  • No tenemos que hacer cosas que no queremos hacer por "no hacer sentir mal" a otro o miedo a generar conflicto. Decir que "No" no te hará mala persona.

 


Error 4: Meterme donde no me llaman.

En el primer ejemplo que os puse, mi amiga cuando recurrió a mi era simplemente para buscar apoyo emocional. No me pidió ayuda. Pero yo quise ayudarla igualmente. Ojo: a veces nos ponemos a ayudar a gente que no nos lo ha pedido o que incluso no quiere nuestra ayuda, y esto no es solo contraproducente, sino que puede ser percibido como una falta de respeto hacia el otro. 

 

  • Meternos donde no nos llaman, aunque nuestra intención sea ayudar, puede ser contraproducente: puede verse incluso como una falta de respeto.

 

Si yo voy a tu casa sin pedirte permiso y me pongo a limpiar y ordenar todo.. aunque mi intención sea ayudar, puedes sentir mi actuación como una intrusión en tu intimidad... tú no me pediste ayuda para limpiar ni me invitaste a entrar a tu casa.

Estoy desperdiciando mi tiempo y mi esfuerzo: aunque yo crea que algo puede ser de ayuda, he de pedir permiso, ofrecer mi ayuda si la desean, no darla sin más y sin preguntar.

 


 

Estos son algunos de los errores que yo he cometido, que me hicieron sentir mal y pensar que "a veces de tan buena soy tonta". Pero en realidad el problema era de equilibrio, autoestima  y de asertividad.. no de ser "demasiado buena" .. se trata de ir aprendiendo a ayudar mejor.

 

Nos vemos en el siguiente artículo,

Paola Graziano (Psicóloga)

 

 

 

 


 

 


 

Publicado en Autoestima, Desarrollo Personal, Equilibrio Emocional, Habilidades sociales, Mejorar mis Relaciones y etiquetado .

Paola

Psicóloga y Psicoterapeuta.
Directora de Psicología Estratégica

34 Comentarios

  1. Excelente artículo, hay veces en que uno no se da cuenta de algunas cosas o como y porque se vio invulucrada en algo. Al final se trata de aprender a escucharse y ponerse en el lugar que nos corresponde.

  2. Gracias por su experta relación de experiencias y la manera en que lo fue tomando. Yo ando en los 66 y toda la vida he tendido a “pasarme de bueno” Mi esposa, mi hermana y amigos me lo han dicho: “date tu lugar” no regales tu esfuerzo, tu trabajo (soy músico) pero también he aprendido que muchas veces ese “dar más de si mismo es lo que hace posibles las cosas, sacrificando un poco de mi haber personal: a veces tiempo, a veces energia y hasta dinero para que al final muy poca gente o nadie se entere de quien hizo la diferencia. Y cuando las cosas salen bien, me siento contento pero agotado…

  3. Muchas gracias Paola tus textos me hicieron cojer las riendas de mi camino y me hicieron reflexionar muuchisimo tengo q agradecerte mucho y pues mil veces gracias√=}

  4. Ola paola me gustan mucho lo escribes y me isestes cojer las riendas de mi camino tengo mucho q agradecerte la verdad me sentía muy tonta pero cuando ley tus textos me gustaron y me hicieron saber q lo q sentía no era sierto

  5. Hola Pao!!! 🙂 un cordial saludo.
    Me parecieron muy buenos tus consejos, me sirvieron para mi reporte de lectura jeje, me imagino como has de ser en persona; muy amable. En algún futuro me gustaría ser psicóloga al igual que tu y lo que veo es que si te lo propones todo se puede!!! MUCHAS BENDICIONES!!!!! 🙂

  6. Hola! Gracias por el artículo 🙂 me identifico con el tema. Me ha pasado en la universidad en trabajos grupales que hacia a veces todo por no tener una mala calificación. Una vez en un trabajo individual ayude a una amiga y me faltó tiempo para terminar el mío. Y ella jamás me lo agradeció (la verdad esperaba por lo menos un gracias) …pero aprendí. 🙂

  7. Hola, me gustó el tema y me parece práctico, me han pasado casos que hasta por no poder ayudar me he sentido angustiada, así como se menciona con sentimientos encontrados… excelente día… abrazos….

  8. Varias veces,he estado en varias situaciones similares, gracias por estos temas me ayudan a reflexionar y aprender a decir no , un abrazo.

  9. Hola Paola , espero te encuentres hermosa y radiante de mucha salud .Eso que tu hiciste con amiga es como si tu fueras una barra de chocolat Es que por naturaleza tu eres dulce y cremosa.
    Mi lema es , haz el bien y no mires a quien.
    En el caso tuyo , aprendiste la leccion.
    Es verdad, a la personas hay que enseñarles a pescar y no llevarle el pescado a la mesa.
    Gracias , por tu comentario

    Jose Esteban

  10. muchas gracias Paola …a veces siento que me falta ser un poco más asertiva a la hora de interactuar con los demás, pero creo que en algún momento de mi vida lo voy a lograr. SALUDOS

    • Gracias por tu comentario Marisol. Creo que todos podemos siempre desarrollar y mejorar nuestro lado asertivo, es un camino que nos lleva a ser más sabios. Un abrazo

  11. ¡ Hola, Paola! Tus artículos constructivos nos enseñan a convivir mejor en la sociedad.Muchas gracias por ayudarnos de forma asertiva, eficiente y tan necesario hoy.Recibe un cordial saludo.

  12. Saludos Paola:
    La felicito por sus excelentes artículos, me ayudan mucho a la reflexión.
    A mi parecer a veces ayudar no implica que te lo pidan, es claro que muchas personas no piden ayuda; quizás por vergüenza, pero cuando se ayuda tal vez se debería hacer, no por altruismo, sino por caridad, en ese sentido no se espera nada, es decir la ayuda debe ser porque eres buena persona, esa es nuestra naturaleza, aunque reconozco que es difícil. Es lo que creo.
    Gracias.

    • Muchísimas gracias por tus palabras Sergio. Efectivamente ser altruista (ayudar sin esperar a cambio nada) es muy importante, también ser caritativo (yo lo entiendo como ser generoso y compartir con quien tiene menos) Es verdad que mucha gente no pide ayuda, y es un problema, pues a veces por “no molestar” o por creer que es el otro quien debería ofrecer su ayuda no pedimos.. ese también es un problema que algua vez he tenido jejeje, y aprendí que si necesitamos ayuda hemos de solicitarla sin reparos. También aprendí que si ayudo a quien no me lo pide, sin preguntar ni dejar claro si realmente quieren esa ayuda, puedo estar desperdiciando mi tiempo o incluso ofendiendo a esa persona. Muchas gracias por tu opinión 🙂

  13. Hola. Licda. Al leer su historia hice una retropestiva de una situacion muy similar y comprendo cuanto me involucre en ayudar a una pareja que al querer hacer entender a mi esposa que se estaban aprovechando de nosotros esta llego a decirme que estaba siendo egoista y que fui yo quien se ofrecio para ayudarlos. al final esta situacion hizo friccion en nuesta relacion y quienes ayude ni siquiera recibi una disculpa por que sabian lo que estaban causando y me senti tontamente utilizado. Gracias por hacermelo entender hoy y darme herramientas para saber manejar situaciones similares futuras

  14. Muy interensante me parecio super bien estos articulos👍la Verdad siempre me ha interesado todo lo que mandas por que son cosas que le pasan a uno y tambien son cosas que en nuestras vidas tenemos que corregirr😍😙

  15. señorita paola
    decirte que de los pocos artículos que he leído todos me han parecido geniales
    se nota que eres apasionada en tu campo y eso es lo que mas me motiva a salir adelante a comprender que hacer lo que mas te apasiona tiene mucha importancia y genera un excelente resultado para contigo misma.
    buen día

  16. Graaaaacias estimada Paola
    Realmente siempre es importante el equilibrio en todo, muchas veces ..el amor al prójimo (mal entendido) prevalece ante el amor a nosotros mismo (autoestima) siempre es bueno reafirmar, con artículos como el suyo, lo que la experiencia de vida nos va brindando como aprendizajes. Dios la bendiga y le brinde muuuchos éxitos en su vida. (Y) 😉 🙂

  17. Me parecen muy interesantes sus artículos, siempre los estoy leyendo y me gusta que son situaciones cotidianas, cosas que uno piensa que no le pasan a nadie más.
    Gracias!!

  18. Muchas gracias Paola.
    Reconozco muuuchos de los patrones que has comentado ene este articulo. Tomo buena nota de tus consejos y empezare a aplicarlos. Sin ser una misma egoista, hay que autorespetarse lo primero, y lo que dices, que no tenemos que sentirnos malas personas por poner limites a los demas y sobre todo, sobre todo, saber decir que no sin sentirnos mal.
    Me ha gustado mucho este articulo. ¡GRACIAS! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *